Música de alta costura

Guadi Galego

La conocimos como la más pequeña de esa gran familia que fue Berrogüetto, banda icónica y fundamental en la modernidad de nuestro folk desde la década de los años noventa. En el grupo de Anxo Pintos y compañía se asomó entonces una voz mágica que aunaba tradición y modernidad con una pasmosa naturalidad. Aquí podría decirse que Guadi Galego se dio a conocer a un público más masivo, sorprendiendo por unas extraordinarias cualidades vocales, sí, pero sobre todo por esa capacidad de ser mayor siendo joven, de contar la tradición desde una perspectiva contemporánea, de palpitar un corazón urbano y rural a la vez. En 2008 decidió hacer camino sola, contando en su haber con varios discos y proyectos musicales, todos empeñados en darle la vuelta a la música popular gallega, que es también celta y atlántica. Y en renovar emociones olvidadas y al tiempo descubrir nuevos sentimientos.

Así ha sido su caminar en este tiempo y con la misma actitud llegó a Madrid para estrenar en Ellas Crean su última aventura musical, Costuras. El hito sucedió en un espacio que parecía formar parte de su concepto escénico, el Museo Arqueológico Nacional, pues hay mucho sabor a tierra y a mar en su canción. Son diez nuevas canciones en laque también se cuelan por sus pespuntes los versos de las poetaAntía Otero y Marina Oural y de la cantante Paula Grande. En su actual discurso caben melodías tradiciones orilladas al pop, gestos instrumentales antiguos junto a ecos electrónicos, ritmos lejanos y texturas propias del pop.

Guadi Galego se presentó con músicos cómplices, todos ellos también situados en la última frontera de las músicas de raíz, pues no en vano allí a su lado estaban dos ex- Berrogüetto, el guitarrista Guillerme Fernández y el baterista y percusionista Isaac Palacín. Y al final de su viaje, ella se reivindicó como una de las presencias más necesarias de la música popular de nuestro tiempo; que es el tiempo de mañana.

tweets en ‎@EllasCrean