La palabra que ancla

METAMORPHOSIS DANCE COMPANY (IRATXE ANSA & IGOR BACOVICH) Diálogos en el espacio

La palabra que ancla
Metamorphosis. Diálogos en el espacio
Iratxe Ansa & Igor Bacovich
6 de marzo
Por Nuria Ruiz de Viñaspre


Carpe diem, quam minimum credula postero
Horacio

En mecánica, el desplazamiento es el vector que define la posición de un punto o partícula en relación a un origen A con respecto a una posición B. El vector se extiende desde el punto de referencia hasta la posición final. Cuando un cuerpo va de un punto a otro, puede tener muchas trayectorias, pero solo habrá un único desplazamiento entre ambos puntos.

Y en la física, el espacio y el tiempo son dos magnitudes elementales. Están íntimamente relacionadas. El tiempo ordena los sucesos físicos en una escala que distingue entre pasado, presente y futuro, mientras que el espacio puede verse como un medio abstracto en el que se desplazan los cuerpos. Dos cuerpos. A y B.

Metamorphosis no es una pieza, es el extracto de una filosofía. Efectivamente, la transformación de una cosa en otra, de una persona en otra. Es mecánica y física. La fisicalidad llevada al extremo. El proyecto del proceso del desplazamiento hacia la maduración del músculo y la lengua. Es un aquí y un ahora en el gran océano del tiempo. Una improvisación guiada donde los músculos se oxigenan.

Dos bailarines coexisten en el espacio. A y B. Pero ¿quién habita a quién? Se hacen suyos sin ser suyos. Se perciben en el presente como si el otro fuera la única vocal que existe. Uno se llama Aquí y otro se llama Ahora. Un diálogo dancisticopoético entre Carpe y Diem, como diría Horacio. Dos hermanos enfrentados, pero solo espacialmente. Invisibilizando el yo a través del aprendizaje. Mapa en el que desaparece ese ego que tantas veces se eleva para coger impulso y aplastar al otro. Aquí no. Aquí el centro se mueve en el centro y no es ninguno de estos dos hermanos sino el espacio donde se mueven y dialogan. Una psicología humanista que junta conceptos para que el aquí y el ahora convivan. No es casual el título de la palabra Día-logos en el espacio, si retomamos el latín y vemos que logos es palabra meditada, razonada, bien pensada. El ser de Heráclito, entendido como logos, es la inteligencia que dirige, ordena y da armonía al devenir del mismo hoy.

De este modo, Carpe y Diem se perciben a sí mismos en el momento actual, sin evocaciones ni proyecciones futuras. El uno se conecta al otro a través de su respiración, de sus contracciones musculares, de las órdenes de la palabra “aprendizaje” con todas las necesidades vitales que conlleva, las experiencias sensoriales, evitando que lo distraigan pensamientos de angustias por hechos pasados o del porvenir. Una clase magistral que los lleva a la centración, que no es sino la con-centración a través del cuerpo de lo que está pasando en este momento, dejándolos fluir. Si el uno incorporara pasado o futuro al otro, se originaría una interferencia. El ahora está aquí constituido en el punto cero entre lo que fue y lo que será. La conciencia. La conciencia del presente: el pasado que angustia y el futuro que tememos y que tanto influye en el presente. Aquí y ahora es lo que importa. Si la voz cambia el cuerpo cambia. La voz del hoy es el único sujeto que sujeta. Solo así no desperdiciamos los ahora futuribles. He ahí la improvisación, porque ¿existe mayor improvisación que el aquí y el ahora, siempre otro, siempre diferente?

Apoyarse en el espacio vacío. Ser golpeado por el espacio del aquí y el ahora. La detención. El vacío. El vacío rellenado de sonido. Porque el sonido también ocupa un espacio. El sonido del cuerpo. De la quietud a la inquietud, y viceversa, Igor se mueve robótica y mecánicamente pero humano, demasiado humano. Y todo bajo el halo que deja la lengua de Iratxe. Cada palabra diferente es un estímulo y así lo representa el bailarín en un diálogo con la voz. Una voz que envía órdenes al cerebro del cuerpo y que hermosamente lo contamina de movimiento.

Ojos en la espalda, fisicaliza al público, ordena la voz de la hermana a la vez que el hermano ordena su convulsión

Un cuerpo habita unos grandes zapatos y los pies izan esos zapatos. Como se alza un cuerpo ante el espejo de las palabras que le ayudan a visualizar el momento presente. Un momento que al instante es otro. Tú eres la música -gritan los zapatos. You are the music. Así, a través de la visualización la improvisación está servida y se eleva.

Color rojo, dice la voz. Y nace la violencia del cuerpo. La convulsión sin compulsión.

Un mímico cuerpo en manos del lenguaje presente. La voz es la maestra del ciego. Y los pies del ciego son el baile del maestro.

Como una pareja de yoguis, Iratxe Ansa & Igor Bacovich saben que la respiración es la clave. El impulso. El nacimiento de algo. La respiración interconecta aspectos de la personalidad y saben que tal como se respira así se vive. Sabemos que la respiración yogui, por ejemplo, utiliza la respiración para cambiar el estado psicológico y modificar el físico. En esta improvisación, a través de la respiración y la palabra levitamos y logramos estados hipnóticos bajo un tapiz colectivo de color azul bautizado como Lágrimas negras. Todo acaba en transformación. Transformación corporal y transformación social.

Programa ellas crean 2020

⬆ DESCARGA EL PROGRAMA EC2020

tweets en ‎@EllasCrean