Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

| June 18, 2018

Volver al principio de

Principio

Necesaria (re)visión de la memoria

Necesaria (re)visión de la memoria

En el escenario del Teatro Conde Duque había excelentes textos, grandes interpretaciones y una escenografía que daba pie para un viaje al ayer, que era un viaje al presente y al futuro. Todo ello redundó en que las emociones se conectaran con la platea, que acabó compartiendo en silencio rigurosos un viaje a la memoria necesario, apenas roto al final por los aplausos. La primera pieza teatral de La Espera Producciones confirma a esta compañía como una voz dramática ineludible, y del todo oportuna en un festival como Ellas Crean, ya que este colectivo tiene en su esencia la reivindicación de dar visibilidad a la mujer en el mundo profesional, de rendir homenaje a las palabras de grandes desconocidas que, desde todos los lugares, con su esfuerzo, su trabajo, su resistencia y su valor, constituyeron un verdadero motor de cambio de nuestro país.

Flor(es). Cualquier lugar, cualquier mujer surge de las reflexiones de cuatro mujeres sobre el silencio y el anonimato impuesto durante la guerra y posguerra española, y de cómo ese rol de invisibilidad llega hasta nuestros días y convive en la sociedad actual, sostenido por las mujeres y los hombres de hoy. “Es un homenaje”, afirman, “un grito, un punto de encuentro para las mujeres que fuimos, inevitablemente conectadas con las mujeres que somos”.

El espectáculo cuenta con la dirección artística de Miguel Cubero, la dramaturgia de Inma Chacón, Carmen Losa y María Prado, y la colaboración de José Ramón Fernández: Especial y justa mención es el trabajo electoral de Aida Villar, Carmen Valverde, Luna Paredes y Carmen Bécares, creadoras y fundadoras de La Espera Producciones, compañía residente en el Teatro de La Abadía.

La obra es una apuesta por una visión de la historia que repare en el papel de las mujeres que lucharon desde casa, desde lo cotidiano, perdiendo sus derechos civiles, asumiendo también los roles tradicionalmente masculinos, esperando todo y nada, que  siguieron adelante un día tras otro sin mirar atrás; un homenaje al valor de aquellas voces invisibles y silenciadas que se erigieron en motor de cambio en nuestra historia.