Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

| September 20, 2018

Volver al principio de

Principio

Emel Mathlouthi

    Emel Mathlouthi © Julien-Bourgeois   

MÚSICA

Árabe/Electrónica

TÚNEZ

AUDITORIO CONDE DUQUE – c/ Conde Duque, 9 y 11

sábado 7 abril –  20:00 h.

entrada libre hasta completar aforo previa retirada de invitaciones en taquilla 1 hora antes del concierto


Antes de que Cheb Mami o Cheb Khaled se auparan a la cimera del primer mundo musical renovando la música árabe, Cheikha Rimitti ya le había puesto electricidad al Magreb. Las suyas fueron experiencias que hoy son gérmenes de una manera de entender la vida que ahora nos llegan con otras palabras, otros sonidos, pero reivindicaciones parecidas, ajustadas a los derechos sociales, abogando por la dignidad de las personas. Y allí, en el inicio de esta historia orgullosa, estaba una mujer: Rimitti. Ahora llega a Ellas Crean una “nieta” de esta abuela sabia, la cantante, guitarrista y compositora Emel Mathlouthi, conocida por todos como “la voz de la primavera árabe”, de la “revolución de los jazmines”.

Esta joven artista efectivamente llevó a las calles de Túnez esa canción que acabó siendo himno de todo un pueblo, Kelmti Horra (Mi Palabra es Libre), de toda una revolución que acabó siendo reconocida en la Ceremonia de Entrega del Premio Nobel de la Paz 2015 otorgado a la Sociedad Civil de Túnez. La canción fue prohibida por el régimen de Ben Ali, pero resistió entre corazones atrincherados en torno a la justicia, la igualdad… la verdad.

Hay en su voz ecos de maestras varias, desde Joan Báez, y Amalia Rodrigues, a Sor Marie Keyrouz o la diva libanesa Fairuz. Igualmente, su música echa raíces en muchos repertorios, desde el rock y el trip-hop hasta la natural música de su Magreb o el Oriente Medio, por donde se cuelan sonoridades hipnóticas de las raggas o la cultura gnaua.

En las letras de Mathlouthi nos reconocemos todos, porque todos somos iguales. Y en las músicas de la joven tunecina vivimos, pues en ellas habita un extraño sentimiento de libertad que se sigue antojando necesario. Así se demuestra estos días.

Emel Mathlouthi – voz


submarca_horizontal_CondeDuque