Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

| April 26, 2017

Volver al principio de

Principio

Ecos cercanos y a dos voces

Ecos cercanos y a dos voces

La compañía Pasionarte regresaba al Teatro Conde Duque, donde el año pasado presentó la lectura dramatizada del texto “Mi dulce tierra”, sobre el drama de los refugiados sirios. Parte de aquel texto podía verse prolongado en el estreno de “Ecos”, y no sólo por contar con la misma dirección, la de Alexandra Fierro, y la participación de la actriz Nur Al Levi. A ambas el drama de la diáspora les toca y les duele, y como decimos sobrevuela también en este nuevo texto dramático de Henry Naylor, en versión de Gonzalo de Santiago. Se cuentan en esta obra, a dos voces y ya con la presencia de Laura Ledesma, la otra gran actriz del reparto, reflexiones sobre el terrorismo occidental e islámico, el colonialismo, la desigualdad sexual, la religión, el deber o la traición. En una escena minimalista, se sitúan dos mujeres separadas en el tiempo, distintas e iguales a la vez, dos mujeres británicas con pasados y sueños diferentes y también iguales a la vez. Una es estudiante brillante, islamista, perteneciente al ISIS; la otra, una joven victoriana en las colonias del Imperio británico. Y ambas… mujeres con fuertes creencias religiosas, esa otra forma de amar a la que muchos de nosotros sólo vemos a través de deidades. Y, también, mucho compromiso con las mujeres.

El texto, sencillo y directo, descubre propia verdad en las interpretaciones de Nur Al Levi y Laura Ledesma, que consiguen traducir en su boca, gestos y movimientos el fondo de una cuestión que nos afecta a todos: la violencia, la falta de respeto, el desequilibrio y la desigualdad de oportunidades para dos mujeres que bien podrían ser nuestras madres, hermanas o novias. “Ecos” es una obra con un mensaje profundo, o mensajes, en plural, pues a pesar de que todo se relata con naturalidad y armonía, detrás se esconden las contradicciones y las miserias de nuestro tiempo, temas mundanos que los grandes poderes –el económico, el político, el masculino…- se empeñan en darles complejidad, por miedo, por fracaso, por… falta de amor.

Dramatización sencilla, certera, directa al corazón. Se contaban historias que parecían lejanas, en el tiempo y en la geografía, pero que al término de la representación quedaba claro eran historias de aquí, de ahora. Historias que desgraciadamente nunca se han ido.