Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

| May 25, 2018

Volver al principio de

Principio

Dos sensibilidades, una emoción

Dos sensibilidades, una emoción

Llegaba por segunda vez la música a Ellas Crean, tras el enorme concierto de Carmen Linares en la primera semana del festival. Esta nueva cita llevaba como título “emergentes”, el programa que este certamen dedica explícitamente a las nuevas creadoras. Y el Auditorio Conde Duque efectivamente volvió a ser testigo de dos sensibilidades artísticas con mucho futuro por delante, aunque lo mejor sea que nos lo están mostrando hoy. La donostiarra Elena Setién y la catalana Judit Neddermann avanzaron sus respectivos universos musicales, que son muchos, de muchas pieles y aromas, de estéticas sonoras varias, pero siempre conectadas a una misma emoción, la de que mueve la cultura de lo verdadero, de lo personal.

En primer lugar compareció Elena, una joven creadora que viene de asomarse al mundo y que recientemente ha regresado a nuestro país para contárnoslo. Formada en el lenguaje jazzístico, hoy Elena Setién libera todas las músicas que le han acompañado en este tiempo, todas de a una sensibilidad muy exclusiva, con universos sonoros de gran audacia y belleza, Interpretó las canciones de ese álbum necesario que es Dreaming of Earthly Things, con la compañía del baterista Ander Vildósola y el pianista, a los mandos del Hammond B3, todo un referente de la escena donostiarra, Mikel Azpiroz.

Canciones envolventes, subyugantes, atmosféricas que luego descubrían verdad propia en el movimiento, tanto en la voz de Elena como cuando atacaba el piano y teclados. Una joven que habrá de visitarnos mañana.

 

Regreso a Conde Duque

Quien ya regresaba a Conde Duque era Judit Neddermann, para estrenar en primicia las canciones de su nuevo disco, que salía a la venta el mismo día de su actuación en Ellas Crean. Lo nuevo de Judit lleva por título Nua (Desnuda), y para su liberación llegó acompañada de su banda, pues en la anterior visita a este mismo auditorio lo hizo en solitario, dentro del Festival de Poesía de Madrid, Poemad.

Al igual que Elena Setién, Judit Neddermann es dueña de un talento desinhibido, fresco, valiente, personal… Sus nuevas composiciones vuelven a ser sinceras empleando indistintamente su lengua, el catalán, o el castellano y portugués, pues siempre entendió la mediterraneidad como un sentimiento cultural sin fronteras.

Neddermann respira letras con una frescura poética inusual, y las arropa de un sentido musical que sabe a arena y sal, sí, pero también a hierba y asfalto, pues muchas son las vidas que bombean en su corazón artístico. Gran estreno y gran disco este Nua, de una joven creadora que ya mira sin complejos el horizonte.