Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

| October 23, 2018

Volver al principio de

Principio

Cante enraizado y sísmico

Cante enraizado y sísmico

Regresaron a Conde Duque para recoger los aplausos todavía atronadores que se dejaron tiempo atrás cuando participaron en el ciclo Flamenco Joven de este centro cultural, un certamen donde se da la alternativa profesional a los jóvenes talentos que nos habrán de visitar mañana. Pues bien, ese mañana llegó en el hoy del festival Ellas Crean, donde Lela Soto y María Terremoto representaban al género a la par –salvando todos los contextos y todas las distancias- que la mismísima Carmen Linares. Y sucedió: la verdad flamenca se nos reveló de una manera descarnada y luminosa, con el quejío de estas jóvenes cantaoras con todo el presente por delante. A su lado se situó una guitarra maestra, la de Nono Jero, así como Juan Diego y Manuel Valencia subrayando todos los ritmos con palmas y compás. La suya fue una noche grande, Lela Soto reivindicándose como la gran heredera del clan de los Sordera, y María Terremoto… haciendo lo propio también con la dinastía que lleva su apellido artístico y enfrentándose al cante con un coraje y una emoción realmente de otro mundo.

Ambas habían llamado a su espectáculo “Nuevo Jerez”, y habría que matizarlas cariñosamente, pues es el nuevo, el antiguo y el que viene; todo a la vez. Abrió camino Lela Soto, planteando un buen repertorio, cantando afuera, con decisión, pundonor y feminidad, abordando bulerías y fandangos con maestría. Desde su anterior paso por Conde Duque la joven ha crecido, mucho y bien.

Le sucedió después su prima María Terremoto, con una energía flamenca inusual, con mucho gesto del ayer, como de cantaora antigua, pero con toda la frescura de su lozanía. Se apartaba de los micrófonos y su voz convencía aún más, volcánica, sabia, enraizada… Lo suyo es, efectivamente, un flamenco torrencial y sísmico, con un arte privilegiado, y un duende que no se puede aguantar. “No sé cómo cantará de vieja esta niña”, comentaba una veterana aficionada, y llevaba razón.

Gran flamenco el regalado en esta edición de Ellas Crean, primero con Carmen Linares cantando a Miguel Hernández y ahora con Lela Soto y María Terremoto soñando un nuevo Jerez; dos noches para la memoria permanente del festival.